Un año después nos encontramos con Maring

Mientras estamos de misión en el Comunity Dispensary, realizando tratamientos odontológicos, es costumbre que todo el poblado venga a visitarnos y a saludarnos, por ser un lugar muy poco recurrido por extranjeros.

Maring no podía ser la excepción!

Se acercó sinuosamente y me dijo: Hola Mayana!

Enseguida se me iluminaron los ojos y pude distinguir lo mucho que había crecido.

 

Como podéis imaginar la primera cosa que hice fue enviarle un mensaje a la presidenta de Àfrica Digna, Mercedes Barceló, para que pudiera ver en que persona maravillosa se estaba convirtiendo.

 

Queremos que Maring tenga una oportunidad y está demostrando cumplir todo lo que nos prometió.

¡Así que nosotros seguiremos apoyándole!

 

 

¡Muchos ánimos Maring! Tú puedes!